Facebook Twitter Youtube



Alimentación y dientes sanos | Pecados por exceso y por defecto en la dieta diaria. Primera parte

por Mar Tarazona (Colegiado nº 1794)

La alimentación se ha analizado mucho cuantitativamente, pero no se ha valorado la calidad de la misma ni la importancia de la combinación de todos sus componentes. ¿Qué hay vivo en nuestra alimentación diaria? Casi todo se come cocinado y desnaturalizado, lo cual no nos aporta la energía necesaria para mantenernos sanos y activos. Hay que aprender a alimentarse, no a llenarse. Se puede comer de todo, pero con medida, teniendo en cuenta que lo importante es una alimentación vital en forma de vegetales, frutas y semillas, para mantener nuestra energía vital.

En la dieta diaria se peca por exceso y por defecto. Hay demasiadas proteínas y grasas de origen animal, alimentos refinados, cocinados y aditivos alimentarios como colorantes, conservantes, edulcorantes, hormonas y muchos más. En cambio hay escasez de proteínas y grasas de origen vegetal, alimentos integrales y crudos, alimentos naturales como zumos, frutas y demás productos que nos da la naturaleza.

Para disfrutar de una vida sana y de dientes y encías sanas, hay que saber que no es sólo importante lo que se come sino cuándo se come. Los alimentos que se toman dentro de una comida son menos nocivos porque se libera más saliva durante la comida, que ayuda a eliminar los alimentos de la boca y reducir los efectos de los ácidos.

Si se consumen demasiados refrescos azucarados, bebidas frutales endulzadas y aperitivos poco nutritivos, aumenta el riesgo de sufrir caries dental. Ocurre cuando las bacterias entran en contacto con el azúcar en la boca y causan los ácidos que atacan los dientes durante 20 minutos o más, produciendo su desmineralización. En los periodos entre las distintas ingestas (de comida o bebida) la saliva arrastra los restos de comida que quedan en la boca, neutraliza los ácidos y aporta calcio y fosfato a los dientes. A este proceso se le conoce como remineralización. La caries sólo se produce cuando el proceso de desmineralización es mayor al de remineralización durante un cierto periodo de tiempo. Si se come o se bebe frecuentemente, no le damos tiempo al esmalte de los dientes a remineralizar completamente y las caries comienzan a producirse. Por eso comer o beber continuamente durante todo el día no es aconsejable.

La caries del biberón o caries de la lactancia afecta a los dientes de leche debido a un contacto frecuente y prolongado a bebidas con azúcares. Los problemas empeoran si el niño se acuesta con el biberón de leche de fórmula o zumo, ya que estos líquidos permanecen alrededor de los dientes durante la noche y no tenemos la protección de la saliva porque el flujo de ésta se reduce durante el sueño.

Los alimentos que se pegan a los dientes aumentan el riesgo de caries, en comparación con los alimentos que desaparecen de la boca rápidamente. Cuanto más tiempo se queden los alimentos que contienen carbohidratos alrededor de los dientes, más tiempo tienen las bacterias para producir ácido, provocando una mayor desmineralización.

http://www.clinicadentalmartarazona.com