Facebook Twitter Youtube



Alimentación y dientes sanos | Qué comestibles nos protegen de las caries y cuáles los provocan. Segunda parte

por Mar Tarazona (Colegiado nº 1794)

Hay alimentos que protegen contra la caries:

• Frutas y verduras ricas en fibra, la fruta mejor tomarla entera o como macedonia. Los alimentos que contienen fibra estimulan el flujo de saliva, que es una defensa natural contra la caries. Y otros como la zanahoria, la manzana y el apio también ayudan a remover la placa de los dientes y a refrescar el aliento. El plátano y la uva son menos recomendables por ser más blandos y ricos en azúcar, por lo que enseguida de haberlos tomado hay que cepillarse los dientes.

• Queso, leche, yogur natural y otros productos lácteos, que nos aportan calcio, fosfatos y vitamina D, minerales importantes para la salud de los dientes. Si no tomas lácteos existen otras alternativas que te pueden aportar el calcio necesario a tu dieta como soja, garbanzos, avellanas, almendras, brócoli, berro, albahaca y algunos pescados (sardinas, bacalao, calamar…).

• Frutos secos: almendras, avellanas, nueces por su alto contenido en magnesio, que refuerza la estructura de nuestros dientes.

• Té verde y té negro: previenen las caries y reducen la inflamación de las encías.

• Goma de mascar sin azúcar, consumirlo después de las comidas y los refrigerios puede ayudar a eliminar los ácidos nocivos para los dientes. Siempre es mejor un buen cepillado después de las comidas, el chicle puede ser un sustituto si no se tiene un cepillo a mano. Debemos evitar su consumo en exceso.

• Beber agua en abundancia ya que la saliva es un protector anticaries y está compuesta en un 99% por agua.

También hay alimentos que provocan las caries como:

• Dulces y golosinas con azúcar (cuanto menos pegajosos sean y menos permanezcan en la boca, mejor). Es mejor consumirlos como postre de una comida principal y luego cepillarse bien los dientes.

• Cereales azucarados, bollería, miel y azúcar, tanto blanco como moreno.

• Zumos envasados, batidos azucarados, bebidas carbónicas energizantes, tés helados y limonadas embotelladas, ya que contienen grandes cantidades de azúcar y pueden contener ácidos que desgastan el esmalte de los dientes.

• Hidratos de carbono refinados con almidón como las patatas fritas, el pan, las pastas y las galletas saladas.

• Las bebidas gasificadas, los zumos de frutas cítricas naturales y los alimentos ácidos pueden dañar los dientes ya que causan erosión del esmalte. Es aconsejable evitar comer alimentos y bebidas acídicos durante el día, limitando su consumo a las comidas principales. Las frutas cítricas y los alimentos con tomate (pizza, sopa y salsa para pastas), los encurtidos, la miel y el vino pueden ser dañinos para sus dientes si se consumen con mucha regularidad o si se mantienen en la boca durante demasiado tiempo.

Los cambios en la alimentación infantil han aumentado la incidencia de caries en los niños, convirtiéndolo en un problema serio de salud. Además de unos correctos hábitos de higiene bucal, conviene incluir en la dieta alimentos que frenen las caries. Lo ideal es la lactancia materna hasta el sexto mes, evitar la alimentación nocturna a partir de la erupción del primer diente, evitar el uso del biberón con líquidos que no sean agua y nunca mojar el chupete con sustancias azucaradas.

Cuando crecen los niños los padres pueden controlar los hábitos alimenticios de sus hijos ayudándoles a evitar los problemas dentales y las caries. Hay que ofrecer alternativas saludables para las meriendas como manzanas, zanahorias, pasas y otros alimentos naturalmente dulces, evitando las golosinas, el chocolate y otros alimentos que contengan azúcar refinado.

En los países industrializados domina la alimentación ácida con sus nefastas consecuencias, no sólo sobre los dientes sino también sobre todo el organismo. El promedio normal del PH en personas sanas oscila entre 6,8 y 7,2. Pero la mayoría de los habitantes no llega a estas cifras, sino que sus valores se inclinan a la acidez. Ello es debido a que la población ingiere más alimentos de reacción ácida (cereales, especialmente las harinas refinadas, arroz, carne, pescado, huevos, queso curado) que de reacción alcalina como las verduras crudas, ensaladas, frutas maduras, crudas, leche y queso fresco, patatas y otros.

Se ha demostrado que la dieta alcalina disminuye la incidencia de caries y que numerosas piezas careadas sufrieron una completa petrificación, incluso las más profundas cavidades en donde no fue posible una limpieza.

http://www.clinicadentalmartarazona.com