Sitio web de la revista Tú mismo

Facebook Twitter Youtube



Aromas de Egipto | "Tenemos muchos regalos, cada día que el sol sale es nuevo, debemos disfrutar de ello", recuerda Gamal

Vive a metros de las pirámides que son ícono del país africano. Gamal Abd El Sami Zaki habla de su tierra como santa y desde allí despliega su trabajo con la aromaterapia y el reiki egipcios, enmarcado en su función de guardián de la tradición oral. Este mes estará en Valencia y nos anticipa qué viene a ofrecer

-¿Tu hogar está en el corazón de la cultura tradicional de Egipto. ¿Qué representa para ti, Gamal?

-Para mí significa vida, ver todos los días a las pirámides me recuerda cómo y por qué Egipto es tierra santa, que el mundo y la cultura de la humanidad han empezado aquí.

-¿Quién fue la persona que te inculcó ideas, valores, lo más importante que hoy brindas a través de tu trabajo?

-La gran maestra fue mi madre. Ella me explicó que “la vida es para ser vivida, no para entenderla”. Que para ello hay que ponerse en el lugar de los otros, que todos somos iguales. Por eso es tan importante compartir la vida con aquellos con quienes te cruzas en tu vida para aprender algo de cada uno y, también, enseñar algo a cada uno.

-¿Tu madre te dio una pista especial para que te interesaras por la aromaterapia?

-Sí. Como las plantas son parte de nuestra naturaleza y los seres humanos lo son de la naturaleza, cuando una persona es activa espiritualmente sabe comunicarse con la naturaleza y usar sus secretos, que pueden curar a mucha gente y muchas almas.

-Tengo entendido que también un tío tuyo ha influido en tu formación…

-Mi tío me enseñó que la vida empezó en Egipto y que todo el mundo inició su historia aquí. Egipto es la tierra santa. Veamos la religión cristiana. El símbolo que la identifica, la cruz, aquí es conocida como La Llave de la Vida desde hace cinco mil años, tres mil antes de que surgiera el cristianismo. La estrella que representa al judaísmo, en el antiguo Egipto ya se la conocía hace siete mil años, antes de Moisés. Los Diez Mandamientos es el Decálogo de Akenaton, un faraón que reinó mil setecientos años antes de Moisés. Es decir, las religiones, las energías limpias, buenas, tienen su raíz en Egipto.

-Y tú afirmas que la humanidad, en vidas pasadas, también ha pasado por Egipto.

-Es verdad. Tenemos una vida principal, la del presente, del mismo modo que hemos estado en otras vidas. Cuando alguien muere, el alma sigue existiendo, va a otra dimensión hasta que se le permite volver nuevamente a la Tierra, con una misión, para hacer un trabajo para la humanidad. Hay quienes regresan para solucionar un sufrimiento, enmendar un error, en una vida anterior. Otros retornan para ayudar a los demás, para dar amor, son los elegidos. Ellos no eligen adónde van, por cuánto tiempo o cómo.

-¿Aconsejarías que al menos una vez viajáramos a Egipto para saber algo de esto que nos estás contando?

-Lo tienen que hacer. No se necesita estar preparado, sólo tocar la tierra, estar. Un lugar de Egipto tocará tu corazón y abrirá una ventana que te hará tener visiones. Tendrás una experiencia. Yo aconsejo leer el libro titulado “Omm Seti”, escrito por Dorothy Louis Eady, una señora inglesa que vivió en Egipto hace cincuenta años. De niña tuvo un accidente, bajando las escaleras de su casa. Se la creía muerta y despertó, y escuchó hablar de Egipto. Pasados los años, ya estando en el sur de Egipto, dijo a unos arqueólogos que estaban trabajando en un templo, que allí estaban las estatuas de su hijo Seti, un faraón famoso. Al principio pensaron que estaba loca, pero después de que ella insistiera mucho, descubrieron esas figuras, tal y como había expresado. Tú puedes estar conectado con esta tierra desde lejos, sentir algo con respecto a ella, pero cuando tocas esta tierra santa ves claramente cómo ha sido tu vínculo con ella, recibes un mensaje en forma de sensación o experiencia.

-¿Tu formación se debe al conocimiento de la tradición milenaria egipcia, o también has incluido información de la modernidad, de los avances científicos?

-En principio, me formé en la tradición, luego estudié los avances en el mundo de la aromaterapia, en la actualidad. En la aromaterapia se estudia la energía de las esencias y las personas, cuáles son las enfermedades, para saber qué esencia puede ayudar en su curación. Lo más importante es conocer el motivo del sufrimiento, del dolor de la persona, a qué se debe. El setenta por ciento de los terapeutas dejan de lado este último dato.

-¿Cuando hablas de sufrimiento te refieres también al dolor?

-Nuestro sistema energético está compuesto por siete centros de energía o chakras, hombres y mujeres tienen su aspecto femenino y masculino, yin y yang, y poseemos cuatro cuerpos: espiritual, mental, emocional y físico. Las enfermedades, dolores, bloqueos, estrés, ocurren en el cuerpo físico, pero sus causas muchas veces corresponden a otro nivel.

Cuando se repite una enfermedad, la conducta de la persona se vuelve contra sí, es masoquista. Hay personas “tontas” que no aprenden de sus experiencias pasadas.

-Puede ocurrir que no saben que están cometiendo una tontería…

-En verdad nadie es tonto. Cada uno sabe su verdad muy bien. Si haces siempre lo mismo el resultado lógicamente será el mismo, y si tú no sabes cambiar, otro en quien confíes podrá ayudarte.

-Precisamente la aromaterapia puede ser un recurso útil para colaborar en esos cambios. ¿Cuántas esencias utilizas en esta terapia?

-Son treinta y ocho en total, de ellas siete son las esencias sagradas que los antiguos egipcios usaban para curar el cuerpo y el alma. Tenemos ámbar rojo, musk o almizcle, jazmín, rosa, ámbar kashmir, sándalo y loto. Se deben emplear de forma individual para cada malestar. Del resto, algunas esencias cumplen un trabajo espiritual, mientras que muchas lo hacen a nivel físico.

-¿Cuáles son los efectos de las siete esencias sagradas, resumidamente?

-El ámbar rojo ayuda en el desbloqueo del chakra básico, en la base de la columna; activa el cuerpo físico, permite aceptar las experiencias negativas y liberarse. Para el segundo chakra tenemos el musk o almizcle, indicado para las personas con problemas sexuales, para comunicar y sanar el niño interior. Para desbloquear el plexo solar, el tercer chakra, los beneficios del jazmín consisten en regular el sistema digestivo en general, y nos hace bajar a tierra, entre otros efectos.

Hasta aquí tratamos el nivel físico. En el cuarto chakra, el cardíaco, tratamos el nivel emocional. En Europa se dice que para el estrés lo más adecuado es la esencia de lavanda, porque la lavanda es buena para el estrés mental. Sin embargo, olvidamos que la mayor parte de las personas que sufren de estrés también padecen estrés emocional: quieren hacer cosas que no pueden, hacen cosas que no les gusta, dan lo que no tienen, no reciben las cosas que necesitan… Así se sufre emocionalmente, quedando reflejado en el cuerpo como dolor, a veces en forma de migraña, otras como dolores de espalda, insomnio o depresión. La mejor esencia para estos casos es la rosa, que también resulta excelente para el sistema nervioso.

Después subimos al nivel mental, al quinto chakra, en la garganta, que lo bloquean los miedos, la desconfianza, y para los cuales es recomendable el ámbar kashmir. Activa el nivel mental y hace posible entender mejor a los demás, evitando la mala comunicación. Más arriba está el chakra del tercer ojo, o el ojo del alma; para ver la verdad, comprender nuestros sueños y nuestras misiones se usa el sándalo, que además es muy eficaz para los dolores de huesos debido a reumatismo, artrosis, etcétera.

Finalmente, para activar el séptimo chakra o corona, en el último nivel, el espiritual, y comprender las vidas pasadas, se utiliza el loto. Muchos creen que el único loto es el que se encuentra en China o Japón, el blanco, pero resulta que no tiene olor; el único que sí lo posee es el loto azul y está en Egipto.

-¿Qué tipo de problema recurrente encuentras entre quienes te consultan en estos últimos tiempos?

-Yo puedo ver el aura de las personas, su verdad. Uso este don para guiar a las personas hacia esa verdad. Les enseño cuáles son las razones de sus dolores y dónde están realmente. A partir de ese momento, indico las esencias que ayudan en cada caso. Puedo aconsejar además qué perfume va bien para esa persona. El setenta por ciento de quienes vienen a mí sufren emocionalmente, por problemas de amor en general, la mayoría por temas de pareja.

-Parece que a los seres humanos nos cuesta establecer relaciones positivas, estables, en ese sentido…

-Es verdad, vivimos en cajas. No queremos ver la verdad, no aprendemos de nuestras experiencias, a ser honestos con nosotros mismos.

-¿Qué nos traerás a Valencia como mensaje?

-Llevaré mi sabiduría y amor, para abrir una puerta a la gente y que así pueda disfrutar de la vida. Tengo la esperanza de poder quitar el sufrimiento de muchos, hacerlos sentir vivos. A quienes no aprenden de sus experiencias, cómo dejar ir el pasado y salir de un círculo dañino, y vivir plenamente.

-Sé que no te gusta hablar del tema, pero tú cuidas y alimentas a niños huérfanos. ¿Podrías contarme algo sobre esta otra faceta tuya?

-Los niños me hacen sentir vivo, feliz. Tengo 45 años y ya he gozado de todo tipo de experiencias. Ellos son el futuro y tienen derecho a vivir, sin sentirse rechazados. Actualmente son 79 los que están a mi cargo. Y tienes razón, no me gusta hablar de este tema… Echo mucho de menos a mi niño interior, porque siento mucha responsabilidad ante tanta gente que viene a mí desde distintas partes del mundo.
Pero la vida es muy buena, y vivirla es lo correcto. No vivamos en el pasado. Por eso el ser humano que está íntegro puede hacer un trabajo mayor que los ángeles. Los ángeles están limitados, los humanos no.

-¿Significa algo especial este año?

-Se produce el cambio energético en el mundo. Esa transformación es para que todos sepamos que somos iguales, con el mismo derecho, vivimos en el mismo planeta y respiramos el mismo aire. Lo más duro vendrá en los últimos cuatro meses del año para que la gente lo sienta más claramente.

-¿Y nos esperan mejores tiempos?

-Muy buenos, a nivel energético… A nivel físico hoy la gente tiene todo para ser feliz y no lo es. Sufre mucho, pero tiene que cambiar, no hay otro camino.

Aurelio Álvarez Cortez