Sitio web de la revista Tú mismo

Facebook Twitter Youtube


Cómo superar el sufrimiento | Un camino viable de atrevimiento, valentía y compromiso

Resulta como poco curioso ver que en un mundo en el que el dolor es lo suficientemente importante como para construir “unidades del dolor”, en un intento fallido por paliarlo, y el sufrimiento es motivo de escritura de cientos de libros enfocados a dejemos de hacerlo, seguimos empeñados en invertir energía en la pretensión de su total desvanecimiento.

El dolor es inevitable y el sufrimiento, autocastigo.
No podemos evitar que algunas de las cosas que vivimos durante nuestra existencia nos duelan. Las pérdidas duelen, algunos cambios duelen, algunas situaciones son dolorosas y no podemos escapar de eso, aquí el escapismo, la evasión, no es posible.

Existe, sin embargo, la manera de vivir el dolor, se puede aprender a afrontarlo y superarlo, no es bueno quedarse “enganchado” a él más del tiempo necesario.
El tiempo y el esfuerzo que dediquemos a confrontarlo, sentirlo y dejarlo pasar serán lo más importante. Podemos aprender a vivir las situaciones dolorosas, podemos evitar el sufrimiento. Sufrir o no hacerlo es una decisión, y cuando decidimos dejar de sufrir, nos hacemos un gran favor a nosotros mismos y a la humanidad.

No sólo las situaciones dolorosas nos hacen sufrir, también nuestro empeño en seguir modelos de vida, por lo demás ya caducos, de una sociedad neurótica que nosotros mismos hemos creado y que consideramos “normal” debido a que tenemos introyectado todo el paradigma que la sostiene.
Liberarnos de todo lo integrado y que no es más que la esclavitud de un ego, por otro lado bien alimentado, de la neurosis, la soledad, la frustración y la enfermedad, es no sólo posible sino un deber.
Cuando nos hacemos conscientes de que la mayor parte de nuestro sufrimiento es autoimpuesto y asumimos la responsabilidad del mismo, es cuando por fin somos capaces de evitarlo.

Vivimos una vida neurótica, entre la cordura y la locura, y desde aquí podemos decidir. ¿Seguimos con la rutina y la mediocridad o nos lanzamos a buscar la absoluta libertad del Ser? ¿Seguimos en el ego o damos paso al Ser? ¿Seguimos en el miedo o nos abrimos al Amor?.

Esta es la propuesta de Renacimiento, lanzarse con valentía al vacío, un vacío fértil desde el cual reconstruirse. Vaciarse de todo lo aprendido, eligiendo entre todo ello lo que nos aporta vitalidad y bienestar, y soltando lo que nos oprime y limita. Transmutar lo que no nos apoya y empezar de nuevo a experimentarnos, a aprender otra forma de vivir más plena y feliz.

No más tecnología. Intentando ser independientes de los demás, sólo hemos conseguido crear más dependencia de la tecnología. ¿Alguien se acuerda cuando salir de viaje sin móvil tenía el sabor de la aventura, cuando jugar era compartir correrías con los amigos y no sentarse juntos frente a la Wii?
No más tecnología, verdadera libertad. La del autoconocimiento. La de saber quiénes somos y cómo funcionamos, cómo reaccionamos, desde dónde.

Cómo funciona nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestras emociones. Un camino viable de atrevimiento, valentía y compromiso.

Bajo las premisas de Sri Babaji, avatar que apadrina el movimiento del Renacimento desde sus orígenes, que son verdad, simplicidad y amor, recorrer un camino interior hacia nuestro centro, hacia la única verdad, nuestro Ser. Para ser la mejor expresión de nosotros mismos que podemos llegar a ser. Y desde allí aprender a irradiar nuestra luz.

María Pilar Ivorra