Sitio web de la revista Tú mismo

Facebook Twitter Youtube



Registros akáshicos | La apertura de nuestro archivo del alma nos conduce al conocimiento pasado y presente, y nuestras potencialidades

El término akáshico proviene del sánscrito akasha (sustancia energética de la que emana toda la vida), que significa éter. En el término físico se le considera una sustancia que por el momento se muestra intangible e imperceptible visualmente, pero a la que se le atribuye una composición de gran fuerza y presencia absoluta, una vibración entre la materia física y la energía pura.

Los antiguos cinco elementos de la fuerza de la naturaleza formaban las expresiones del Todo:

• Fuego: con sus características enfocadas hacia el espíritu.
• Agua: como la emocionalidad del alma.
• Aire: manifestación del universo mental.
• Tierra: símbolo de la tierra y de la materia.

Ellas podían llegar a manifestarse en diferentes estructuras, desde la más sutil hasta la más densa.

Y el quinto elemento (también llamado como quintaesencia) se le atribuyó al éter, situándolo en un grado superior a los anteriores por ser el encargado de impregnar a los elementales y a los vacíos entre las partículas subatómicas con sus propiedades conjuntivas, es decir que facilitaba la cómplice unión de todo lo manifestado. Les da la vida y los armoniza en cualquiera de sus posibilidades de combinación.

Este campo unificado de conciencia cósmica registra cada pensamiento, palabra, emoción y acción generado por el alma independiente. Y el proceso de apertura de nuestro Registro Akáshico nos lleva a concentrarnos con nuestro conocimiento pasado y presente, experiencias y expresiones del viaje álmico desde el inicio hasta el momento presente, como también el fluir cíclicamente conociendo las potencialidades futuras.

Habitualmente la respuesta recibida por el/la consultante va enfocada a realizar un proceso en el momento actual, en el ahora, que es cuando existe la posibilidad de hacer estos giros desde la propia conciencia, indagando aquellas otras conductas subyacentes que pueden llevar al origen de la situación concreta para realizar un proceso personal de trabajo con toda la información obtenida.

Todas las experiencias son esenciales para el desarrollo del universo, por ello no se pierden en la memoria, ni en el tiempo, ni en el espacio; están a nuestra disposición para continuar evolucionando individualmente y como el Ser que todos Somos.

La apertura se realiza con una oración sagrada que contiene una vibración energética con la cual se adquiere un estado expandido de la conciencia, alineándose la energía de la persona con la brillante vibración superior de los registros, sintiéndose uno con la Fuente y con el Todo. A partir de ello se puede conocer el origen de bloqueos, corazas caracteriales, miedos, creencias limitantes, elecciones, vínculos, rigidez de la estructura mental, relaciones personales disfuncionales reiterativas, traumas, somatizaciones diversas, etcétera, dirigiéndose hacia la esencia del Ser (el “conócete a ti mismo”).

En el Nivel 1 se entregan los contenidos y el diploma correspondiente. Se realiza el trabajo vivencial necesario para aprender a abrir los propios Registros Akáshicos. Adicionalmente, y tal vez la parte más relevante del proceso, se entregan herramientas para trabajar los patrones de interferencia que impiden o dificultan una fluida conexión con esta vibración.

Leer los Registros Akáshicos no es privilegio de algunos, todos tenemos esa capacidad. Desarrollar ese potencial implica un profundo y sistemático trabajo interno y de crecimiento personal.

Te invitamos a recorrer juntos este camino, siguiendo la guía de ARCI, una escuela internacional con formaciones permanentes en Europa, América Latina y Estados Unidos, la cual instruye, certifica y asiste el crecimiento de las personas mientras aprenden a abrir la certeza consciente de su unidad con la Fuente a través de los Registros Akáshicos. Provee un ambiente neutral, nutricio, donde uno puede aprender métodos prácticos para vivir una vida equilibrada, disminuyendo la brecha entre el mundo espiritual y el físico. Al tender estos puentes, la persona alcanza una mayor asociación con el Espíritu al obtener comprensión acerca de la responsabilidad y el compromiso personal.

Si bien el concepto es milenario y se accede a los registros por diversas vías, Akashic Record Consultants International (ARCI) es la escuela contemporánea original de la técnica, con sede en North Charleston, certificación internacional y formaciones permanentes en Estados Unidos, Europa y América latina.

Desde nuestra escuela se realiza un profundo y sistemático trabajo interno, pues si bien todos tenemos la capacidad de acceder fácilmente a los Registros, es nuestra propia sombra, nuestro Ego, el que interviene, haciendo “ruido” e interfiriendo con el flujo de la información. Es por ello que la gran tarea de la formación que realiza ARCI es confrontar a cada alumno o lector con sus propios patrones de interferencia para así poder llevarlos hacia la conciencia y con ello hacer más limpio el “canal”.

En ARCI no existen las maestrías de un día, pero sí formaciones muy elaboradas, serias y profundas que te guiarán por la senda del crecimiento personal y la evolución interna, desde la cual conseguirás lecturas más fluidas.

“Sólo aquellos que se arriesgan a ir muy lejos podrán saber qué tan lejos se puede llegar”.

http://lalechuzadehecate.blogspot.com

Luisa Blanca