Sitio web de la revista Tú mismo

Facebook Twitter Youtube



Un gran cambio | La humanidad hacia la creación de un nuevo mundo

Como bien saben, según la extraordinaria cultura maya y su afamado calendario (absolutamente avanzados astronómica y astrológicamente), penetramos hoy día en la época del fin del paradigma conocido. Resulta obvio que experimentamos una grave crisis económica, social y política. El sistema capitalista, la codicia y la falta de profundos valores parecen al fin evidenciar su inviabilidad. Economistas, sociólogos, psicólogos, políticos, intelectuales, maestros místicos y el pueblo en general intuimos que estamos al borde de un gran cambio.

¿Debemos contemplarlo desde el pánico o desde la esperanza? ¿Se trata de un cambio para mejor o para esclavizarnos aún más?

Estamos ante un proceso que tiene su propia energía cósmica (llámese era acuariana), que proviene de un cierto karma como especie, como planeta y como momento cósmico. Pero, ¿qué pueden revelarnos de utilidad las disciplinas esotéricas más paradigmáticas de la humanidad? A saber, astrología, tarot y numerología. Son muchas las disciplinas, datos y vetustas profecías (por ejemplo, tablillas sumerias) que señalan el 2012 como el principio de un gran cambio. Analicemos, pues, de modo conciso y con mirada esotérica, el proceso que comienza a atravesar la conciencia humana y su mundo.

Por numerología y tarot

2012= 2+0+1+2= suman 5. El cinco es el número del cambio y la incertidumbre. Presagia dificultades cuya resolución exige un nuevo enfoque, las viejas dinámicas ya no funcionan. Ciertamente, las estructuras de poder vigentes evidencian hoy su incapacidad de crear un mundo mínimamente justo y satisfactorio. Como arcano mayor del Tarot, estamos ante el Sumo Sacerdote: ello nos indica la necesidad de sintonizarnos con un nuevo orden y valores, que nos reconcilien con nuestra naturaleza espiritual. ¡Es tiempo de evaluar las instituciones!: política, iglesia y banca. Por otra parte, el reseñado año acaba en 12: experimentamos pues el arquetipo de El Colgado. Por el momento somos incapaces de solucionar la actual crisis. Estamos en tiempo de reflexión y parálisis. ¿Qué debemos soltar para poder seguir avanzando? ¿Qué valores deberán morir dejando espacio al renacimiento? ¿Avaricia, corrupción, indolencia? En el próximo año, el 13, estaremos preparados para atravesar el arquetipo de La Muerte, la dolorosa apertura a transformar nuestro modo de vida, soltar al fin nuestros apegos, vicios y egos. Se trata de un proceso de purificación, las pautas sociales, políticas y económicas que vienen funcionando en la historia humana deben morir para permitir nacer a algo más armónico. La visión de un espíritu más equilibrado, con más moderación y tolerancia, comenzará a vibrar en el 2014 bajo el arquetipo de La Templanza. Ahí la vida nos propondrá comprender una manera más profunda de cooperar y perdonar. En el 2015, gravísimos casos de corrupción e inmorales abusos de poder saldrán a la luz. El gran engaño del sistema de poder será revelado bajo el arquetipo de El Diablo. Ya en 2016, bajo la devastadora vibración de La Torre, comenzará a caer el sistema y muchos de los poderosos del mundo. El karma dará una durísima y ejemplar lección a la codicia humana y sus representantes más destacados. En 2017, tras el castigo a los injustos y bajo el arquetipo de La estrella, llegarán a la Tierra nuevamente brisas de esperanza y fe. Los indignados comenzarán a contemplar la luz. Comenzaremos a crear un sistema más justo, social, político y económico.

A través de la astrología

El Calendario Maya demarca la etapa Baktun, que va desde 1618 a 2012. Durante este plazo se han descubierto Urano (1781), Neptuno (1846), Plutón (1930) y Quirón (1977). La puesta en escena de estos planetas exteriores marca con total certeza, la llegada del inicio del gran cambio tan anhelado y esperado por la humanidad. Estos astros son los grandes agentes de transformación evolutiva y guían la pequeña conciencia hacia su apertura cósmica y multidimensional (más allá de miedos y obsesiones, resintonizando el amor y la creatividad). De hecho, obsérvese que nuestros amigos entran en sus signos (hogar de su plenitud) justo hacia el final del Calendario Maya.

Principales influencias cósmicas

Urano en Aries (2011/18): enorme individualidad e impulso. Rotundo sentido de justicia que no dudará en enfrentar a las poderosas estructuras abusivas. La verdad renace y despierta el espíritu de la lucha, sacándonos de la energía de la pasiva resignación. Esto se ha materializado bajo en nombre de indignados. Son tiempos de rebeldía. Tiempo de superar la indolencia y abrir nuevos caminos. A continuación Urano recicla la energía de Tauro (2019/25) y resultará prioritario resolver la contaminación y el abuso indiscriminado de los recursos. Bajo esta influencia alcanzaremos una profunda reforma del sistema económico global. También se reformará la agricultura a fin de ser sostenible y saludable para Gea.

Neptuno en Piscis (2012/25): la televisión y el cine se consolidan con mayor capacidad de plasmar la fantasía, los sueños e ideales de la humanidad. Ejercicios espirituales de renacimiento y chamanismo moderno se activan. Prácticas para recordar vidas pasadas y lecciones kármicas de nuestro árbol genealógico, se ponen de moda. Habrá quienes se identifiquen con procesos mesiánicos. Renace la virtud de la compasión, que nos protegerá de la gravísima lacra que implica el egoísmo. Se percibe en el ambiente la necesidad de un profundo mensaje espiritual. El contacto con alienígenas parece multiplicarse. Cada vez surgirán más sanadores y canalizadores, para ayudar a paliar el inmenso dolor que se apodera de tantísima gente deprimida y angustiada de vacío existencial.

Plutón en capricornio: (2009/23): surge un nuevo sistema sociopolítico que ha de enmendar la obvia corrupción de las estructuras de poder. Aquí el cosmos busca que la conciencia humana madure su sentido de la responsabilidad y aprenda a hacer un uso íntegro del poder, para bien de la mayoría. Se trata de “construir” con cimientos sostenibles y coherentes. La crisis política evidenciada durante esta época hallará su resolución óptima durante la estancia de Plutón en Piscis (2043/66).

En resumen, las influencias arquetípicas y cósmicas que nos acompañan, auguran un profundo cambio en la conciencia y el mundo. Cuanto más conscientes seamos y más focalizada tengamos nuestra intención de crear un mundo más equilibrado en nuestros adentros y justo en nuestro compartir externo, menos doloroso resultará este gran parto. ¡Comprometámonos con las virtudes y gocemos la sublime música de la existencia!

Sirio Simó